Un estilo para cada alimento

Hace pocos años la percepción sobre las cervezas es completamente diferente. Antes había una selección limitada y las marcas de toda la vida que son prácticamente bebidas claras, sencillas de tomar y refrescantes.

Hoy, hay estilos cerveceros para acompañar cualquier alimento y platillo, o incluso momento. Atrás quedaron las opciones de toda la vida que son excelentes, pero que son muy similares entre sí.

Porter, stout, IPA, pale ale, pilsner, weizen, lámbica… Ahora hay una cerveza de cada estilo con distintos aromas, sabores, texturas y espumas.

Por ejemplo, una porter o una stout son cervezas siempre oscuras que se elaboran con maltas tostadas. Al paladar muestran café, chocolate, tostados y ahumados. Son perfectas para postres o un buen mole.

La IPA (India Pale Ale) es una cerveza muy frutal y amarga por lo que al final resulta muy refrescante. Su contenido de lúpulo (que da el amargor) es alto y son ideales para platos del mar o cítricos.

Una pale ale es un estilo más conservador, no hay tanto amargor, es suave, pero hay texturas sedosas. Es una cerveza típica británica que va bien con panes, quesos suaves y cremas.

La weizen, de origen alemán, tiene trigo además de la cebada. La bebida suele ser turbia y con aromas y sabores marcados a plátano. Perfecta para un pollo, una carne ligera o platos con sabores herbales.

La lámbica es de origen belga y tiene notas dulzonas, además de cierto amargor. Esta cerveza se elabora con levaduras espontáneas solamente en ciertas zonas de Bélgica. Es una cerveza de postre, pero también acompaña bien una tabla de quesos.

Y entre todos los demás estilos también existe la libertad de agregarle cualquier ingrediente a una cerveza de tal manera que obtienes una gama infinita de opciones para la nariz y el paladar.

En este mes, varias marcas participantes de cervezas de estos estilos y artesanales te bonifican el 15% de su costo en tu tarjeta Almirante.

Entra a la moda de las cervezas y aprovecha nuestra promoción del mes.

 

 

 

Catas
Leer más

¿Tánica como la pintan?

La uva emblemática de Argentina es la Malbec y lo mismo sucede en Uruguay con la Tannat, pero en realidad es menos conocida y no tan altamente disponible como la primera.

Diferentes zonas en Uruguay, como San José o Canelones, tienen viñedos en los que la dominancia de esta uva es perceptible.

El nombre se deriva de los taninos presentes que tiene en su hollejo (cáscara). Pero al final depende mucho de cómo se maneja esta uva en bodega para sacarle buen partido a sus taninos o lograr un vino muy astringente y lleno de sedimentos que no agradará a nadie.

El tanino es aquella sustancia en el mosto (jugo) del vino que al contacto en el paladar causa astringencia o que se sienta que se pega el paladar y las encías con la lengua.

La tanicidad es una virtud porque aunque es astringente siempre debe de ser agradable. La Tannat puede producir este efecto agradable, pero justamente hay que saber controlar esa fuerza.

Los uruguayos han encontrado la forma de hacer que la Tannat se luzca, y aunque en Maridan, Francia e incluso en Argentina utilizan esta variedad la mejor expresión proviene de Uruguay.

Bodegas Castillo Viejo es una bodega con décadas de experiencia en crear grandes Tannats y además mezclas con otras variedades.

Recuerda que te bonificamos el 20% de tu compra en los vinos de esta bodega en la segunda quincena de febrero. Sólo con tu tarjeta Almirante.

 

 

 

Catas
Leer más

La tradición arrocera

Si hay algo que es emblemático de La Naval es la paella, pero además de ello se ha vuelto la especialidad con mayor demanda los fines de semana.

Desde hace muchos años se elabora al momento en la cocina de nuestra tienda de Insurgentes Sur y Michoacán, en la colonia Condesa, como un alimento especial para sábados y domingos.

La versión que generalmente se elabora es la paella mixta que incluye ingredientes de mar y tierra, aunque en realidad en Valencia (lugar de España donde se origina esta preparación) no es tan común encontrar esta versión ya que se elabora con productos de tierra o de mar.

Sin embargo, el gusto mexicano ha sido combinar tanto salchichas, cerdo o pollo con algunos camarones o langostinos y pequeñas almejas.

Paella en realidad es el nombre del utensilio metálico donde se prepara este guisado de arroz que en realidad nació en Valencia como un plato para pobres al reunir todas las sobras de otros días con el arroz, un cereal que es muy fácil de hallar en esa comunidad.

Hoy hay muchas versiones de paellas, incluida la negra que se pinta de este color por la tinta de calamar, sepia o incluso pulpo.

También es un plato que utiliza una de las especias más caras del mundo, el azafrán. Es un pistilo de una flor que debe recolectarse a mano y por su peso tan ínfimo es difícil reunir 100 gramos.

La paella que elaboramos parte en 5 paelleras más desde la colonia Condesa a las otras sucursales y lo recomendable es llegar temprano por ella porque suele terminarse.

Si quieres hacerla en casa, en nuestras tiendas encuentras desde el utensilio, el azafrán, el arroz y algunos otros de los ingredientes requeridos.

Catas
Leer más