La D.O. española más antigua

Quizá la historia de Rioja, España como denominación de origen (D.O.) se gesta en 1926, pero años antes hubo un camino largo para ser la primera D.O. de vino español.

Esta región se ubica en el norte de España y aunque cubre varias provincias (Navarra, La Rioja y Álava) está delimitada tanto por el río Ebro, la sierra cantábrica y los suelos ideales para elaborar vino.

Adicionalmente se subdivide en Rioja Alta, Rioja Baja y Rioja Alavesa, esta última corresponde justamente a la parte vasca de la zona.

Cada subregión tiene sus diferencias, pero lo principal es que la mayoría de las bodegas se ubican en la Rioja Alta y en Rioja Baja hay más viñedos.

Cada productora tiene la oportunidad de elaborar sus vinos con uvas de toda la D.O., pero el Consejo Regulador de todas maneras exige ciertas medidas en cuanto a variedades autorizadas, porcentajes, rendimiento de los viñedos y otras que hacen que cada botella que abras sea de gran calidad.

Rioja decidió ser aún mejor y subir sus estándares de calidad. En 1991 obtuvo el estatus de denominación de origen calificada (D.O. Ca.) que tiene como diferencia reglas más estrictas.

Junto con Priorato, en Cataluña, son las únicas dos D.O. Ca. en España. La calidad de productos de estas dos zonas es sumamente garantizada por el nivel de exigencia.

Siempre hay un vino riojano elaborado para cada gusto. Desde el Cosecha o Joven que es un vino sin barrica o muy poca, hasta el Gran Reserva que ha sido guardado varios meses en barricas y en bodega antes de lanzarlo comercialmente.

Todas las etiquetas riojanas están listas para beber al momento de su compra.

Si quieres saber cómo es el estilo de Rioja clásico o moderno, aprovecha nuestra promoción de mayo donde varias etiquetas de esta región te bonifican el 20% de su costo en tu tarjeta Almirante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *