Epicentro argentino

Hace dos décadas el vino argentino no tenía la presencia ni la calidad que hoy tiene en México. Salvo unas cuantas bodegas que tímidamente exportaban algunas etiquetas, el mercado de esta bebida estaba dominado por países europeos.

A 20 años el escenario es completamente diferente y la oferta de productos es vasta. Aunque la región occidental de Mendoza acapara la mayoría de las etiquetas disponibles, ya hay algunos vinos de otras zonas como San Juan, Patagonia, Salta…

Mendoza no sólo es una de las ciudades más importantes de Argentina, es el centro neurálgico de la producción de vino de ese país, donde se concentran las bodegas de mayor fama y el sitio con las mejores condiciones para el desarrollo de la reconocida uva Malbec.

Flanqueada por la cordillera de los Andes y a menor distancia de Chile que de la capital Buenos Aires, Mendoza ha crecido a la par que las exportaciones argentinas al mundo y por el creciente gusto por el vino.

Valle de Uco, zona alta del río Mendoza, Valle Norte, Valle Este y Valle Sur son las subregiones donde se ubican los viñedos. Pueden estar en elevaciones entre los 500 y 1,700 metros sobre el nivel del mar lo que ayuda a que el clima sea más fresco, cambie la exposición solar e incluso se tenga una variedad de suelos.

Uno de los grandes beneficios de Mendoza es que con el deshielo de los Andes tiene una gran cantidad de agua pura que baja directamente de las cimas.

Y contrariamente a lo que se piensa aquí no sólo se producen Malbecs concentrados e intensos, la oferta también incluye Chardonnays, la uva local Bonarda, algunos Syrah, Merlot y un poco de Torrontés.

La bodega Fabre Montmayou, ubicada en Mendoza y con viñedos en Patagonia, se preocupa por tener una oferta de estas variedades. Es la primer bodega boutique de Argentina y sigue una tradición vinícola francesa que conserva hasta la actualidad por lo que sus etiquetas dominan en elegancia, estilo discreto y alta calidad.

Durante junio, esta bodega y otras marcas argentinas te ofrecen el 20% de bonificación con tarjeta Almirante, así que no debes dejar pasar la oportunidad de conocer a fondo Mendoza y un poco más de la nación sudamericana.

Catas
Leer más

La D.O. española más antigua

Quizá la historia de Rioja, España como denominación de origen (D.O.) se gesta en 1926, pero años antes hubo un camino largo para ser la primera D.O. de vino español.

Esta región se ubica en el norte de España y aunque cubre varias provincias (Navarra, La Rioja y Álava) está delimitada tanto por el río Ebro, la sierra cantábrica y los suelos ideales para elaborar vino.

Adicionalmente se subdivide en Rioja Alta, Rioja Baja y Rioja Alavesa, esta última corresponde justamente a la parte vasca de la zona.

Cada subregión tiene sus diferencias, pero lo principal es que la mayoría de las bodegas se ubican en la Rioja Alta y en Rioja Baja hay más viñedos.

Cada productora tiene la oportunidad de elaborar sus vinos con uvas de toda la D.O., pero el Consejo Regulador de todas maneras exige ciertas medidas en cuanto a variedades autorizadas, porcentajes, rendimiento de los viñedos y otras que hacen que cada botella que abras sea de gran calidad.

Rioja decidió ser aún mejor y subir sus estándares de calidad. En 1991 obtuvo el estatus de denominación de origen calificada (D.O. Ca.) que tiene como diferencia reglas más estrictas.

Junto con Priorato, en Cataluña, son las únicas dos D.O. Ca. en España. La calidad de productos de estas dos zonas es sumamente garantizada por el nivel de exigencia.

Siempre hay un vino riojano elaborado para cada gusto. Desde el Cosecha o Joven que es un vino sin barrica o muy poca, hasta el Gran Reserva que ha sido guardado varios meses en barricas y en bodega antes de lanzarlo comercialmente.

Todas las etiquetas riojanas están listas para beber al momento de su compra.

Si quieres saber cómo es el estilo de Rioja clásico o moderno, aprovecha nuestra promoción de mayo donde varias etiquetas de esta región te bonifican el 20% de su costo en tu tarjeta Almirante.

Catas
Leer más