Panorama del vino mexicano

En este mes dedicado a México se debe recalcar que el vino nacional no siempre tuvo el impulso ni la fama que tiene ahora; hace como dos décadas era desdeñado, y considerado malo y con calidad muy lejana a vinos de otros países.

El escenario actual es muy diferente. Incluso son las nuevas generaciones las que han liderado el gusto por esta bebida y han dejado atrás a grandes productores como España o Francia a favor del vino mexicano.

Baja California, y sobre todo el Valle de Guadalupe, lideran la producción. Y a pesar de las amenazas de falta de agua, construcción de centros inmobiliarios y poco apoyo gubernamental se mantiene como la zona más desarrollada.

Otras zonas como los valles de San Antonio de las Minas o Santo Tomás también han sido hogar de otras bodegas que han sabido posicionarse y que ofrecen etiquetas muy distintivas.

Más recientemente San Vicente, Ojos Negros y Tecate son lugares donde ya se han plantado más viñedos por que la demanda ha superado la oferta. Las bodegas requieren elaborar más vino, ya que el que hay no siempre alcanza.

Aunque en Coahuila se aloja la bodega de vinos más antigua del continente, han nacido nuevas opciones y todas ellas están en crecimiento.

Cerca de la Ciudad de México, las zonas de Bernal y Ezequiel Montes también han visto una expansión, pero especialmente una mejora sustancial en la calidad de sus vinos para competir con otros estados.

Lo mejor de todo es que es notorio que los esfuerzos conjuntos han llevado al vino mexicano como el preferido de muchos.

Recuerda que tenemos varios vinos mexicanos participantes en nuestra promoción de 20% de bonificación en tarjeta Almirante. Sigue con el orgullo mexicano adquiriendo vino nacional.

 

En números

Cifras que marcan el avance del vino nacional.

  • 1 litro es el consumo per cápita actual en México (hace 15 años era de 350 ml.)
  • 4,200 hectáreas cultivadas de viñedos
  • Más de 100 bodegas productoras
  • 7 estados abarcan la mayor producción nacional (Baja California, Chihuahua, Coahuila, Zacatecas, Aguascalientes, Guanajuato y Querétaro)

 

Catas
Leer más

Calidad del Cono Sur

Chile fue el primer país sudamericano en irrumpir de forma contundente en el mundo del vino internacional. En principio sus precios accesibles y su gran producción fue lo que hizo llamar la atención de los mercados, hoy ha elevado su calidad para competir con muchos otros países.

La ubicación de la mayoría de los valles en Chile tiene grandes beneficios para que las viñas crezcan de forma saludable y den frutos de calidad.

Por un extremo estas zonas reciben la brisa fría que baja de la cordillera de Los Andes que es el límite con Argentina. Por el otro llega la brisa fresca del mar, donde la temperatura del agua está a 15 grados Celsius gracias a la corriente de Humboldt que transita por el Océano Pacífico.

Ambas refrescan a la viñas durante los días de verano que llegan a ser muy cálidos en ocasiones.

Gracias a la cordillera llega el agua, generalmente de deshielo, o en las planicies se puede hacer un pozo y es fácil encontrarla.

Las barreras que crean la cordillera por el este, el mar al oeste, los glaciares al sur y el desierto al norte ayudaron a que estas tierras no recibieran la filoxera (plaga que ataca a las raíces de las plantas y puede erradicarse al hacer injertos), misma que destruyó viñedos europeos hacia finales del siglo 19.

El clima no llega a ser tan extremo como sucede en Europa, aunque el frío de la noche contribuye a que los azúcares de los frutos se concentren mejor y aporten sabor al producto final.

Chile es un paraíso del vino porque muchas variedades de uva se pueden cultivar en sus diferentes valles y por eso la diversidad en la oferta es tan amplia.

Recuerda que julio es el mes en que bodegas como Viña Las Niñas, Ramirana, Alvinde y Carmen te bonifican el 20% de su costo en tarjeta Almirante. Llegó el mes en que debes conocer las propuestas de vino chilenas.

 

Catas
Leer más

La D.O. española más antigua

Quizá la historia de Rioja, España como denominación de origen (D.O.) se gesta en 1926, pero años antes hubo un camino largo para ser la primera D.O. de vino español.

Esta región se ubica en el norte de España y aunque cubre varias provincias (Navarra, La Rioja y Álava) está delimitada tanto por el río Ebro, la sierra cantábrica y los suelos ideales para elaborar vino.

Adicionalmente se subdivide en Rioja Alta, Rioja Baja y Rioja Alavesa, esta última corresponde justamente a la parte vasca de la zona.

Cada subregión tiene sus diferencias, pero lo principal es que la mayoría de las bodegas se ubican en la Rioja Alta y en Rioja Baja hay más viñedos.

Cada productora tiene la oportunidad de elaborar sus vinos con uvas de toda la D.O., pero el Consejo Regulador de todas maneras exige ciertas medidas en cuanto a variedades autorizadas, porcentajes, rendimiento de los viñedos y otras que hacen que cada botella que abras sea de gran calidad.

Rioja decidió ser aún mejor y subir sus estándares de calidad. En 1991 obtuvo el estatus de denominación de origen calificada (D.O. Ca.) que tiene como diferencia reglas más estrictas.

Junto con Priorato, en Cataluña, son las únicas dos D.O. Ca. en España. La calidad de productos de estas dos zonas es sumamente garantizada por el nivel de exigencia.

Siempre hay un vino riojano elaborado para cada gusto. Desde el Cosecha o Joven que es un vino sin barrica o muy poca, hasta el Gran Reserva que ha sido guardado varios meses en barricas y en bodega antes de lanzarlo comercialmente.

Todas las etiquetas riojanas están listas para beber al momento de su compra.

Si quieres saber cómo es el estilo de Rioja clásico o moderno, aprovecha nuestra promoción de mayo donde varias etiquetas de esta región te bonifican el 20% de su costo en tu tarjeta Almirante.

Catas
Leer más