Las etiquetas francesas

Quizá de los vinos más complicados de comprar son los vinos franceses. A diferencia del resto del mundo, sus etiquetas suelen no mencionar la variedad de uva utilizada y es difícil discernir la información que contiene.

No quiere decir que hay que olvidarse de estos vinos o que ya no estén de moda. Francia es el país que mostró a todo el mundo la mejor forma de hacer vino; muchas de las técnicas y tradiciones que se mantienen hoy en día provienen de ellos y difícilmente podrán ser reemplazadas.

En Francia hay muchas apelaciones de origen controladas (AOC) o denominaciones de origen para el vino. En cada una las reglas son estrictas y el saltarlas representa que el vino baje de categoría y no pueda ser comercializado como debería.

¿Por qué no aparecen las uvas del vino en la etiqueta? Simplemente eso nunca ha sucedido y no sucedern que ﷽﷽﷽﷽bar la nacitienda o restaurante. Ellos te pueden conducir y dirigir hacia el que mratan de evitar estos vinos. En realá porque se trata de una tradición francesa que no cambiará por una tendencia que iniciaron países como Estados Unidos.

En Francia se sabe que la uva de Borgoña es la Pinot Noir, en los tintos, y Chardonnay, en blancos; en Burdeos hay una mezcla de Cabernet Sauvignon, Merlot y Cabernet Franc; en Ródano predomina la Syrah, mientras que en Champagne sobresale la mezcla de Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier.

Para las generaciones actuales leer una etiqueta francesa representa un reto o simplemente tratan de evitar estos vinos al no entenderles. En realidad podrían estar perdiéndose algunos de los mejores vinos del mundo.

Si no sabes que vino francés elegir, apóyate en las personas que están en una cava de una tienda o restaurante. Ellos te pueden conducir y dirigir hacia el que más te puda gustar.

Atrévete a probar la nación más relacionada al vino y que cuenta con algunos de los mejores del planeta.

En La Naval contamos con un 20% de bonificación en tu tarjeta Almirante todo agosto si compras marcas participantes francesas.

 

 

 

Noticias
Leer más

Espumosos del mundo

Sí, Champagne es el espumoso más reconocido del mundo y el que todo mundo quiere, pero mucha gente cree que cualquier vino con burbujas se llama igual, que cuesta lo mismo o sabe igual.

En esta zona francesa nació la forma de hacer este vino espumoso de burbujas finas, notas a cítricos y levadura, además de mucha finura en el paladar, pero hoy en todo el mundo se elaboran vinos similares que son de la misma calidad o para otros presupuestos.

En España el cava es el vino espumoso hecho de forma idéntica a Champagne. Por mucho tiempo se le llamó Spanish Champagne, pero por denominación de origen tuvo que cambiar de nombre.

La localidad de Sant Sadurní d’Anoia en Cataluña elabora prácticamente todo el cava, pero otras zonas ibéricas están acreditadas para producirlo.

En Italia el prosecco es una versión más económica de un buen espumoso. Para obtener sus burbujas puede tener una segunda fermentación en botella o en tanque (menor calidad). Hoy en día es el vino con burbujas que más ha ganado terreno en el mundo por su frescura y precio accesible.

Los alemanes no se quedan atrás con el sekt, pero su producción no es tan grande y es poco común encontrar una calidad equiparable al cava o champagne.

Sparkling es el término estadounidense que se usa en muchos otros países. En realidad no indica un lugar o una calidad, simplemente que el vino burbujea. Sin embargo, en Estados Unidos, Australia, Argentina, Eslovenia y otras naciones producen esta categoría en diferentes calidades.

Recuerda que antes que acabe noviembre contamos con bonificación del 20% en espumosos participantes, en todas nuestras tiendas. Sólo trae tu tarjeta Almirante para hacerte válida la promoción.

Catas
Leer más

Cómo nacen las burbujas

Muchos de los vinos espumosos existentes no se crean como otras bebidas carbonatadas inyectándoles gas. Se trata de un proceso que nació por accidente, pero que encantó al paladar de todos.

Fue Dom Pérignon quien accidentalmente descubrió como crear burbujas en el vino al dejar unas botellas guardadas que por tener azúcar residual experimentaron una segunda fermentación.

Lo que sucede es que las levaduras se comen el azúcar que tiene el vino y producen dióxido de carbono (gas) que se integra al líquido. Ancestralmente esto sucedía de forma espontánea, pero hoy el proceso para obtener burbujas de esta manera se llama método tradicional o champenoise.

Justamente en la región de Champagne nació este proceso que ha sido perfeccionado y ahora tiene una metodología.

Primero se agrega el licor de tiraje, un vino dulce con levaduras que hará que arranque esa segunda fermentación. Una vez formadas las burbujas, el vino se deja reposar y se va acumulando la levadura muerta en la punta de la botella para retirarla después.

Una vez que la levadura está en la punta, se congela por lo general y se abre la botella para que salga disparada. Luego se agrega el licor de expedición que dará el dulzor final al vino. A un brut nature prácticamente no se le agrega porque es el más seco de los espumosos, pero a un semi sec se le agrega cierta cantidad para darle dulzura.

Todo noviembre podrás gozar de diferentes burbujas con una bonificación del 20% que te hacemos en tu tarjeta Almirante. Aplica para espumosos participantes de cualquier origen, entre ellos el cava Conde de Caralt, elaborado en la zona española de espumosos, o Tor dell’Elmo, de la zona norte de Italia.

Noticias
Leer más